The hopeless place where we found love.

1

HERE COMES THE SUN

lunes, noviembre 13

Where were you when we were gettin high?

No es que no se pueda ser feliz, es que no se puede estar todo el rato contento.
Cuánto nos cuesta entenderlo. Pasa un mes y sientes que has subido y bajado cien veces. Dormiste en otra cama y en otro país. Recuperaste algo que muy fácilmente habías perdido. Viste a tus padres, pasaste el tiempo con amigos. Aprendiste cosas nuevas y seguro que te olvidaste de alguna que otra. Viste la mejor serie del mundo. Y alguna película increíble. Sentiste. Lloraste. Reíste. Tan viva y aún así dudas de si eres feliz. ¿Por qué?
Porque hasta ahora había creído que para ser feliz no podía bajar, sino solo subir. Porque cada vez que algo bueno pasa, suele terminar acabando, pero eso no significa que no haya pasado. Claro que te cuesta creértelo, pero eres feliz. Y cuanto más te lo crees, más te relajas. Qué más da. Todos hacemos tonterías, muchos piensan demasiado, muchos más que tú. Todos somos ingenuos algunas veces y nos sentimos solos. O eso creo.
Habrá gente más realista, que sepa darse cuenta antes de que la vida da vueltas y es imposible estar contento siempre. Claro que los días pueden ser malos, incluso los años pueden ser malos. Claro que hay gente infeliz. Pero de todas las posibles vidas infelices que podrías haber vivido, mira la tuya. Hoy quizá te aburres un poco más, mañana tampoco te hablará ese chico, pasado tampoco verás a la persona que más echas de menos del mundo y este fin de semana seguramente no sea el mejor de la historia. Pero hoy has visto un lugar increíble, mañana hablarás con personas mucho más importantes, pasado harás planes increíbles en este país en el que ahora vives y este fin de semana verás un lugar del mundo en el que nunca has estado.
Claro que todavía no he aprendido a distinguir lo importante de lo que no lo es. Pero por muy importante que me parezca, ¿por qué me parecía malo? La calma, la paciencia, la tranquilidad. Ser zen. Algún día lo fui y me iba bien. Tú lo eras y te iba bien.
Quiero volver a tener los pies un poquito por encima del suelo, ser una ola eterna a la que todavía le quedan muchos muchos años para romper, un único rayo de sol entre todas las tormentas. Ser distinta, estar distinta, ir distinta. Serlo yo, y serlo contigo.
Y todos los días que lloro son preciosos. Porque estar triste significa que sabemos que hay algo mejor. Porque lo hemos probado, lo hemos tenido. No voy a creer que no existe una auténtica melancolía de la certeza de no poder volver a ese tiempo mejor. Pero mientras yo no la experimente, ¿por qué seguir pensando que no puedo ser feliz?
Soy yo equivocándome de nuevo. No me arrepiento. Porque solo me arrepiento de lo que no hago. Y lo hice, y lo vuelvo a hacer. Y me sale fatal, pero me hace gracia. Soy yo con otra historia. No un casi, no un quizá, no un bueno... Soy yo viviendo y siendo feliz. No todos los días. Ahora mismo quizá más o menos. Pero sí esta mañana, sí ayer y antes de ayer. Yo muy arriba, flotando, por la noche.
Yo como en las películas.

deeper is love