The hopeless place where we found love.

1239

SIMPLE PLAN

miércoles, mayo 15

BIG GIRLS DON'T CRY

Hay barcos que nunca llegan a su puerto. Y faros que prefieren alumbrar poquito. Puede que el capitán girase el timón demasiado rápido. Incluso demasiado lento. Entonces el barco llega a esa isla paradisíaca, la idea de felicidad que tenemos en la cabeza. O en el corazón. O ya no sé cuál de los dos es más importante. Y si me miras desde lejos, que sea al fondo del abismo o en un rincón de mis sueños. O desde la cabeza. O desde el corazón. Ya no sé cuál de los dos es más importante. Todos los pasajeros son felices en esa isla. Sin preocupaciones, como volver a ser niño. Todo tan simple como poner la excusa de que "es complicado". Vaya ironía. Y nadie se acuerda de que el barco no llegó a puerto. Pero hay un hombre que nunca habla y que siempre llora. Porque tal vez el capitán giró el timón demasiado rápido. Y a ese hombre alguien le espera en el puerto. Pero hay barcos que nunca llegan a su puerto. Incluso puede que al capitán también le espere alguien en el puerto. Pero es que hay faros que prefieren alumbrar poquito, o sirenas que prefieren cantar bajito. Tal vez sea por miedo, o por haber girado el timón demasiado rápido. Tal vez sea por indecisión o por presión. El hombre llora y llora, y piensa que el amor duele. Pero cada noche se reúnen todos alrededor de la hoguera y el capitán canta que lo que duele no es el amor, sino no tener a quien amar. ¿Crees que siguen esperando al hombre en el puerto? Nos pasamos la vida llorando porque no no tenemos nadie que nos quiera hasta que descubrimos que el verdadero dolor es no tener nadie a quien querer. 
http://www.youtube.com/watch?v=JF8BRvqGCNs
http://www.youtube.com/watch?v=h08_aVojdJI













Nunca nos enseñan a tener las cosas claras. Ni nos enseñan a confiar. Pero ahora ya sé que es mejor no precipitarse y confiar aunque sea un poquito. Y dejarse llevar, pero por ti mismo, no por los demás. Y salir entero. Porque de esta vamos a salir enteros.

viernes, mayo 3

Me gustabas más cuando me dabas qué escribir y no qué pensar.

Siempre era el mismo gato. Siempre era la misma historia. Siempre estaba en aquel banco, viéndolas pasar o viéndolas venir. Siempre añoraba, cada día algo distinto. La poesía que su abuelo le escribió era como la banda sonora de ese momento, en aquel banco. Y los diálogos eran sus pensamientos. Y el gato se colocaba sobre sus piernas y entonces el mundo se paraba. Y ahí estaba el primer beso, menuda mierda de manía la de recordar el primer beso. Todo lo que había dejado atrás la saludaba, recordándole que se estaba perdiendo lo mejor. Ahí estaba el primer día de colegio y lo cercano que parecía. Pero habían pasado tantos años. Ya tenemos tantos años. Ahí estaba ese día que parecía que nunca llegaría. Pero ahora tienes que irte. No se necesita paraguas cuando llueves por dentro. Y para esquivar esa sonrisa, para eso se necesitan muchas cosas. Entonces te acuerdas de las princesas, de todas las veces que te han dicho que sólo se necesita el amor. La canción de los Beatles que te gusta tanto. Suena en el corazón cuando menos lo necesitas. Y cuando más duele es cuando palpita en los oídos. All you need is love. Pero ya no está el gato. Ya no es la misma historia. Ya no estaba en aquel banco, ni viéndolas pasar ni viéndolas venir. Porque entonces se dio cuenta que el amor hacía llorar, mientras te perdías todo lo que hacía reír.
All you need is what makes you happy.

















Ya no le escribes a nadie.

dos uno