The hopeless place where we found love.

1239

SIMPLE PLAN

domingo, agosto 4

"Me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos"

Hay cosas que deberíamos hacer en el momento en que las sentimos. Hay "te quieros" que se nos han quedado colgados y "adioses" que deberíamos haber dicho cuando tocaba decirlos.
Sigo viéndote ahí sentado, y yo sentada en un banco, y me dan ganas de ir hacia ti y decirte: adiós. Te voy a echar de menos, aunque solo sean veinte días, puede que uno más o puede que uno menos, aunque solo sea un ratito sin verte... Yo solo querría estar contigo, pero que no existiese nadie más. Que no existiesen ni las complicaciones, ni errores del pasado, ni las fichas que te tiraba y que me tirabas tú a mí. Que solo existiese Venecia y esa noche que ojalá volviera, que ojalá fuesen verdad todas las mentiras. Y que ojalá me diesen una segunda oportunidad para todo...
O tal vez no, porque en realidad estoy exactamente donde querría estar contigo. O puede ser que quiera estar sentada en ese banco, simplemente ahí sentada y ver que eras tú el que me llamaba. Porque no hacen falta estrellas para saber que estamos mirando el mismo cielo. Que puede que haya muchas como yo, pero ninguna que siga esperando tu llamada aun sabiendo que ya la he perdido. Y de verdad que solo me satisface pensar que si tengo alguna llamada perdida es tuya. Pero es que ni eso. Y al final, al final solo me queda estar pasando por delante del portal de la casa de alguien que no sabe prácticamente ni que existo. Pero sé que en el fondo existo, y que muy en el fondo estará pensando en mí. Y ojalá pudieses conocerme, pudiese conocerte... Dicen que somos iguales, y me encantaría ser iguales juntos. Porque yo no creo en eso de que los polos opuestos se atraen. Porque la gente más parecida a mí es la que quiero a mi alrededor.
Una vez, alguien me dijo que tenía que estar con alguien que fuese como yo, gracioso y divertido, indiferente hacia lo que hay que ser indiferente, y que no tuviese vergüenza. Y desde entonces he empezado a buscar mejor entre la gente. Y aunque a veces me he confundido, a veces me ha costado encontrarlas... Al final las personas han venido a mí. Y aunque a veces me he confundido y a veces me ha costado encontrarla... Al final la felicidad ha venido a mí también. Por eso ahora ya no importa ni que día es, tal vez importe un poquito lo que voy a hacer mañana, pero sobre todo importan las sorpresas. Tal vez mañana aparezca alguien inesperado, tal vez mañana me llames de nuevo, tal vez mañana me des las buenas noches o los buenos días o me digas algo que me haga reír. O tal vez simplemente mañana no pase nada.

Sigo escuchando "salir entero" y preguntándome por qué cojones te elegí, por qué pensé que no dolerías tanto... Por qué mis ojos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario


dos uno