The hopeless place where we found love.

1239

SIMPLE PLAN

lunes, mayo 26

the man who can't be moved

Lo oscuro de los martes de anginas y lluvias. Lo oscuro de un Febrero al que le pedíamos ser mejor. La magia o lo hijo de puta que puede ser el destino. Hablo de cuando ya dejamos de esforzarnos por llegar a la meta antes que nadie y empezamos a preferir quedarnos atrás del todo para no ver nada que pueda doler. Hablo de espejos que nos miran juzgando, hablo de desvivirte por ser como ellos y que no te acepten. De desvivirte por ser diferente y que no les guste. He intentado salir de esta de todos los modos posibles. Vengo a contaros lo que es no tener a nadie cuando lo necesitas. Vengo a recordaros que yo nunca os pedí ayuda y ahora sigo sin necesitarla. Vengo a escribirte por segunda vez, porque tú sí eres una necesidad, no me fallas y espero que nunca lo hagas. Tú eres las noches y las mañanas y todo esto, sin estar enamorada. Estoy aquí para jurar una vez más que no aguanto, que definitivamente no puedo ser tan fuerte. Que ya me han quitado demasiado. Ya me has enseñado a valorarlo todo. Ya me he rendido y he vuelto a la batalla cien mil veces. Y podría contarte todos los ojos de los que me he quedado colgada intentando que algunos, en silencio, viniesen de repente a salvarme. Pero no. Seis veces no. Solo quiero que tú no me falles nunca. Y me arriesgo a pedirlo sabiendo que todo lo que he rogado de rodillas llorando, sin estómago ni corazón para seguir, todo, ha fallado. Pero corro el riesgo de pedir que tú no. Te has convertido en necesidad, capricho y alguien diferente.
Vuelvo aquí para perder el tiempo una frase más. Y solo pido que venga. Por favor. Que vuelva. Que esté. Que me absorba. Que me mate. Que me haga desaparecer, porque no aguanto más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


dos uno